Las guerras del ebook: la rebelión de Barnes and Noble

El Departamento de Justicia americano demandó a Apple y un grupo de editoriales; los acusa de llegar a un acuerdo anti competitivo que forzó a Amazon a cambiar su modelo de negocios en el mercado de libros digitales. Para el Departamento de Justicia esto  resultó en perjuicios para los consumidores, que  tienen que pagar un precio más caro por sus ebooks, como consecuencia de ese acuerdo.

El acuerdo anti competitivo habría consistido en acordar con Apple un modelo de agencia para la venta de ebooks, que es aquel en que el editor fija el precio final del libro y el punto de venta se queda con un porcentaje de cada venta (70% editor y 30% punto de venta). Hasta el 2010, fecha del supuesto acuerdo, el único jugador de peso en el mercado era Amazon que operaba con un sistema distinto: Amazon compraba a la editorial a un precio determinado y después vendía a sus clientes al precio que Amazon, y no las editoriales, decidía. En ocasiones Amazon vendía a un precio más bajo que al que le vendían las editoriales.

Apple y las editoriales Penguin, Macmillan eligieron dar la batalla judicial y ya contestaron demanda. Pero otro grupo de editoriales demandadas eligió llegar a un acuerdo con el Departamento de Justicia. Básicamente las editoriales que arreglaron se comprometieron, por un plazo de dos años, a no impedir (de cualquier manera) que el punto de venta determine el precio final de los ebooks que vende.

La última novedad es que Barnes & Noble eligió sumarse a está guerra del lado de Apple y en contra del Departamento de Justicia. B&N es la mayor comercializadora de libros en Estados Unidos, que además compite con el Kindle de Amazon con su propio lector electrónico, el Nook. B&N presentó una queja contra el acuerdo celebrado por el Departamento de Justicia con algunas de las editoriales demandadas.

Para B&N el arreglo entre las editoriales demandadas y el Departamento de Justicia es en perjuicio de los consumidores y de los terceros puntos de venta que, como B&N, son ajenos a la demanda. B&N señala que los modelos de agencia son, en principio, perfectamente legales y que fue la adopción del modelo de agencia por Apple y otros puntos de venta los que redujeron la participación en el mercado de ebooks de Amazon de un 90% al 60% que ostenta en la actualidad. Un punto interesante de la queja es que B&N afirma que el cambio de modelo de negocios determinó que en vez de que un solo jugador (Amazon) fijara el precio de los ebooks ahora está decisión está en manos de un sector menos concentrado del mercado (las editoriales) lo que en definitiva ha resultado en una disminución del precio de los ebooks.

B&N termina su queja señalando que el mercado de distribución de ebooks es practicamente nuevo y que la regulación de ese mercado, por parte del gobierno, puede ser en detrimento de la auto regulación por parte de este.

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en Editoriales y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s