Leakymails y el futuro de Internet en Argentina

El caso “Leakymails”

Semanas atrás los medios de comunicación nacionales informaban acerca de un sitio web, llamado “Leakymails”, que divulgaba emails de funcionarios públicos de distinto rango, políticos y periodistas. No es claro todavía si todos los mails son verdaderos y como hicieron los responsables del sitio -que permanecen anónimos- para recopilar información tan sensible (por lo menos las direcciones de mail parecen correctas).

Lo cierto es que bajo la legislación argentina está intromisión en la vida privada de los involucrados constituye tanto un ílicito civil (Art. 1071 del Código Civil) como un delito penal (art. 153 y siguientes del Código Penal). Este caso guarda cierta reminiscencia con la reciente divulgación por parte de Wikileaks de cables diplomáticos americanos  y con el famoso caso de los “Papeles del Pentagono”. La diferencia -que no es sutil- es que aquellos casos involucraban documentos públicos y este mails que, por definición, son privados.  En el caso de los “Papeles del Pentagono”, la Corte americana decidió que la libertad de expresión valía más que las leyes de espionaje vigentes, que prohibían publicar esa información.

Nuestra Constitución protege tango la libertad de expresión como el derecho a la intimidad de las personas. Obviamente, entre ambos derechos existe una necesaria tensión, que nuestros tribunales resuelven en caso de conflicto, básicamente decidiendo si debe primar el derecho del público a estar informado o el derecho de los afectados a mantener ciertos aspectos de su vida privados.

La justicia ordenó el bloqueo de sitios relacionados a Leakymails

Días atras el Juez Penal Sergio Torres ordenó bloquear los sitios www.leakymails.com y www.leakymails.blogspot.com. El magistrado  consideró que al divulgar estos emails, los sitios habrían violado la correspondencia y divulgado secretos de estado (art. 222 del Código Penal). Dado que los sitios estaban registrados en el extranjero el juez ordenó que los proveedores de internet (ISPs) bloquearan el acceso desde Argentina a estos sitios. La medida se comunicó por una circular de la Comisión Nacional de Comunicaciones.

El blog “Derecho a Leer” informó que el cumplimiento de la medida provocó la caída de decenas de sitios Web, que nada tienen que ver con este hecho. Lo que sucede es que la mayoría de los sitios web de particulares o empresas pequeñas tienen tercerizado el “hosting” en los servidores de proveedores y comparten -junto a muchos otros clientes- el mismo DNS  (acá una explicación de como funciona el sistema de DNS).  Algo similar ocurrió en EEUU a principios de este año, cuando el Departamento de Homeland Security accidentalmente bloqueo el acceso a cerca de 84.000 sitios web.

Por su lado, Google informó que el bloqueo por parte de los ISPs del sitio http://www.leakymails.blogspot.com, provocó también el bloqueo de aproximadamente un millón de otros blogs, que obviamente, nada tienen que ver con el caso “Leakymails” (el blog de Leakymails está alojado en la plataforma Blogger, que pertenece a Google).  En su informe, el buscador también recuerda que existen otras medidas alternativas al bloqueo de una IP. Por ejemplo, el Juez podría haber ordenado a Google que retiré el contenido de ese blog, medida que Google puede cumplir sin afectar contenido de terceros. El año pasado Google cumplió el 100% de las medidas de este tipo ordenadas por la justicia Argentina.

Esto no detuvo a los responsables de “Leakymails”, subieron los archivos a “cyberlockers” como megaupload y cambiaron a servidores alternativos. Esto tampoco es nuevo, literalmente horas después que el Departamento de Homeland Security bloqueara los primeros sitios web un desarrollador lanzó una extensión para el navegador Mozilla Firefox, que automáticamente redirigía al usuario a un dominio alternativo.

El futuro de Internet

Internet ya no es el salvaje nuevo mundo que era hasta hace unos años. Poco a poco se ensayan formas para controlar el contenido y los gobiernos, también a pasos cortos, intentan regular este espacio.  Muchos añorarán la libertad absoluta que va desapareciendo pero eso es como soñar con una Pampa libre de alambrados, donde el gaucho reinaba: es un pasado que ya no volverá. Otros recordarán que en tierra de Martin Fierro reinaba, junto al gaucho, la arbitrariedad y la injusticia.

La buena noticia para Argentina es que acá, con tropiezos, se comenzó con el pie derecho: la medida la dictó un juez, siguiendo las reglas del debido proceso. Por esa razón la medida y sus alcances podrán ser revisadas por el mismo Juez o un superior y el precedente – con sus consecuencias- podrá ser tenido en cuenta en el futuro.

Queda para el debate como proteger la intimidad de las personas (entre otros derechos) al tiempo que nos aseguramos que Internet siga siendo el medio por excelencia donde ejercer la libertad de expresión. La respuesta a esta encrucijada no es sencilla pero es crucial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internet, Libertad de expresión. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Leakymails y el futuro de Internet en Argentina

  1. Pingback: Vida privada y libertad de expresión | Derecho a LEER

  2. Marcus dijo:

    Interesante articulo pero debo de marcar algunos puntos…

    1) “La justicia ordenó el bloqueo del sitio Wikileaks” la justicia no mando a bloquear Wikileaks… mando a bloquear Leakymails, que nada tiene que ver con Wikileaks…

    2) “El blog “Derecho a Leer” informó que el cumplimiento de la medida provocó la caída de decenas de sitios Web, que nada tienen que ver con este hecho” acá discrepo, la medida judicial tomada sin quererlo por parte del Juez que realizo la medida en su falta de conocimientos respecto a internet fue lo que la provoco… o sea hay una relación de causalidad entre la medida tomada y el corte de acceso a esas webs.

    Simplemente eso para no confundir al lector.

  3. Francisco de Zavalía dijo:

    Gracias por el comentario. Corregí el título.

    Con el resto, no discrepamos. La medida del Juez tuvo consecuencias desafortunadas y seguramente no queridas por el.. Pero una medida puede ser revisada por el Juez o por sus superiores y, en el futuro, encontrar una mejor forma de proceder.

    Es necesario también que la gente que tiene conocimientos técnicos -en este caso la CNC- advierta de las consecuencias de la medida. Y es necesario que en estos debates contribuyan aquellos que saben como funciona la red. DNS, DNS dinámicos, IPs, y como se vincula un sitio son cosas que los abogados tenemos que aprender.

  4. Pingback: Ahora le toca a Cuevana « Entremedios

  5. Pingback: … y ahora le toca a Megaupload « Entremedios

  6. Pingback: Bloqueo de páginas web en Argentina: cautelar en un proceso penal | Entremedios

  7. Pingback: La justicia argentina ordenó el bloqueo de “The Pirate Bay” | Entremedios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s