El fomento de la Industria Audiovisual como política pública

Hoy leí dos notas referidas al cine desde la perspectiva de las políticas públicas.

Una de ellas, del diario Perfil,  cuestiona la política de fomento al cine. Como se sabe, el estado nacional, a través del INCAA, fomenta la producción de obras audiovisuales. En rigor, hasta hace unos meses solo fomentaba -con créditos y subsidios- las películas de corto y largometraje; de ficción o no ficción (documentales); con actores o animadas. Pero, con el lanzamiento de la Televisión Pública Digital, el INCAA ahora también fomenta la producción de contenido para ese medio. Perfil señala que, en los últimos 3 años, el INCAA destinó $300 millones al fomento del cine nacional. No solo eso, en los últimos días también tomó medidas para desincentivar el cine extranjero, como modo indirecto de favorecer las producciones nacionales. En otro orden, la legislatura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, acaba de aprobar una ley que declara industria al sector audiovisual y le otorga beneficios impositivos.

Este diario, o mejor dicho, el autor de la nota, cuestiona que el estado nacional destine $300 millones para el cine, suma “… equivalente a 194.611 jubilaciones mínimas, o 1.268.511 asignaciones universales por hijo”. 

Si bien la nota tiene algunos errores conceptuales me sirvió para hacerme la siguiente pregunta ¿Por qué el estado fomenta la producción de obras audiovisuales? 

Y la respuesta la saqué de la segunda de las notas que leí, “The Role of Film in Society”, del blog “Thought Economics”. La nota cita un informe del Parlamento Británico del 2002,  que dice que “… de las 23 millones de personas que visitaron el Reino Unido en el año 2001 -y gastaron aproximadamente 11300 millones de libras-,  un 20% lo hizo por el modo en que el Reino Unido es mostrado en el cine o la televisión”. Lo que demuestra que la Industria Audiovisual (cine, televisión, etc), tiene un efecto que no se circunscribe solo al impacto directo en está industria, algo que el autor de la nota de Perfil no tomó en cuenta.

Lo que me lleva a una tercera nota, del crítico Javier Porta Fous. La nota da cuenta de como en solo una década (1995-2005), el cine coreano pasó de representar el 20,9% de las entradas vendidas en cine en ese país al 59% (en Argentina, el cine nacional oscilaría entre un 10% y 20%).  Pero el cine coreano no solo es un éxito económico en su país de origen, también se ha convertido en un producto de exportación que, junto con los demás bienes culturales de ese país, significaría un ingreso de divisas de 3800 millones de dólares este año (un 14% más que en 2010).

Fuera del tema estrictamente económico, en la segunda de las notas mencionadas, el autor entrevista al actual presidente de la Academia Americana de Artes y Ciencias Cinematográficas, Tom Sherek, quien da está definición del cine, que hago extensiva al resto de las obras audiovisuales:

“El cine es un reflejo de la sociedad, presente y pasada. Pienso que el cine y sus innovaciones a veces tienen que alcanzar a la sociedad pero también a veces le marca el camino a seguir. Las películas son historias, las películas son personas que salen a contar las ideas que tienen sobre algo que quieren decir. Las películas son una forma de comunicación y esas historias provienen de la sociedad, no solamente de donde está está hoy; también de donde ha estado”.

Me parece entonces que la pregunta no es porque fomentar la actividad audiovisual; la pregunta es como hacer que esa inversión de réditos culturales y económicos; como hacer que el cine, y las otras obras audiovisuales, reflejen a la sociedad y está se vea reflejada en ellas (porque entonces no será necesaria una cuota de pantalla); y como hacer que nuestros bienes culturales sean nuestra carta de presentación al mundo y que, gracias a ellos, el mundo quiera conocernos y nosotros a él.

¿Cómo lograrlo? Esa es la pregunta de los 300 millones de pesos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Televisión y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s