El Fuhrer en Argentina

El punto de partida es una noticia del diario Perfil, que da cuenta del reclamo del escritor Argentino Abel Basti contra Simon Dunstan y Gerrard Williams, autores del libro The Grey Wolf: The Escape of Adolf Hitler. El Sr. Basti es autor del libro “Hitler en Argentina”, un trabajo de investigación acerca del supuesto escape del dictador alemán de la ruina de Berlin y su vida en nuestro país. Alega que los dos primeros autores infringieron sus derechos de autor:

 “Yo lo dije primero. Me robaron la idea y la investigación. Copiaron toda la información que recogí, todos los testimonios y documentos.  Decir que me la dieron por la espalda es poco”

El Sr. Basti habría firmado un contrato con uno de los autores, Gerard Williams, para llevar al cine su obra. El contrato habría sido rescindido por incumplimientos del Sr. Williams. Ahora intima a la editorial involucrada a abstenerse de difundir el libro “The Grey Wolf…”.

Esa es toda la noticia. Sin más datos es imposible aventurar el resultado del reclamo. Pero eso no importa, la noticia es el punto de partida para este análisis.

Los hechos no están protegidos por la ley de derecho de autor

La afirmación del título es la razón por la que hay en el mercado dos biografías de la Presidente Cristina Kirchner y la razón por la que, con poco tiempo de diferencia, se estrenaron dos películas, que recrean la investigación llevada adelante por Truman Capote para su libro “A sangre Fría”. Hace unos años hubo un caso judicial que ilustra esto a la perfección. En 1982 apareció el libro “Holy Blood, Holy Grail”, un libro de no ficción, que exploraba la hipótesis de que Jesús no murió en la cruz. Este libro sirvió de inspiración a Dan Brown, escritor del famoso “Código da Vinci”. En 2006, los autores del primer libro demandaron a Dan Brown por plagio tanto en EEUU como en Gran Bretaña… y perdieron. En ambos casos los jueces señalaron que nadie puede monopolizar hechos históricos, investigaciones, documentos o datos biográficos.

Esto no significa que un autor puede copiar párrafos enteros de otro con la excusa de que el libro no es de ficción, las expresiones del autor siempre están protegidas. También es bueno aclarar que no solo los hechos pueden ser usados libremente, las ideas también son libres: no puedo escribir un libro que tenga como personaje a Aureliano Buendía ni puedo copiar párrafos enteros de “Cien años de soledad”, pero nada me impide inspirarme en esa obra para escribir la propia o escribir un libro de “realismo mágico”. Asimismo, una vez que la obra pasa a dominio público, uno puede utilizar libremente los personajes o tramas de un libro de ficción, y hay gente que lo hace, con mucha imaginación.

También hay que tener presente que la reproducción de investigaciones, documentos o ideas puede no ser una infracción a la ley de derecho de autor pero si un incumplimiento contractual o del deber de confidencialidad. Esto sucedería, por ejemplo, si se ha firmado un contrato por medio del cual uno se obligó a mantener la confidencialidad de la documentación recibida para un posible proyecto.

Distinguir la inspiración del plagio, tampoco es fácil y por eso no es posible, solo en base al artículo de Perfil, determinar el resultado del reclamo del Sr. Basti. Muchas casos, que a primera vista parecen claros ejemplos de plagio, no lo son… o no deberían serlos.  Michael Gladwell escribió lo mejor que leí acerca de la dificultosa tarea de determinar esto para el New Yorker. Lo bueno del artículo es que no solo trata los aspectos estrictamente legales, también se ocupa del plano ético, ausente en este análisis, pero que debe ser analizado por quien quiera utilizar la obra de terceros, en cualquier forma, en la propia.

Comprando un paraguas por si llueve

Si lo que dije hasta ahora es cierto, que cualquiera puede usar, libremente, los hechos, investigaciones y documentos recopilados por otra persona sin necesidad de su autorización ¿Cómo se explica la película “The Blind Side”? Está película está basada en un libro de no ficción, de Michael Lewis. El estudio involucrado compró los derechos para llevar el libro al cine ¿Por qué?

Una razón son los abogados. En otros países es común que los productores compren los derechos de una historia que leyeron, por ejemplo, en la prensa escrita. La razón es sencilla: el costo de la licencia es relativamente bajo: algunos miles de dólares comparados con los millones que cuesta producir una película. En este sentido, lo que hacen los productores es sencillamente comprar un seguro de incendios y prevenir con la licencia un posible reclamo judicial. No hay que olvidar que la demanda de los autores de “Holy Grail…” amenazó la distribución de la adaptación cinematográfica del Código da Vinci.

Pero no es la única razón. A veces, los productores quieren tomar algo más de la obra de no ficción que sus ideas, como por ejemplo frases, estructura, etc. También pueden querer, mediante la licencia, involucrar al autor de la obra de no ficción al desarrollo del proyecto o, simplemente, valerse de su fama: Michael Lewis es un escritor muy prestigioso y, más importante, un bestseller. Asociar su nombre a la película seguramente tuvo valor para el estudio involucrado

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Editoriales, Propiedad Intelectual y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Fuhrer en Argentina

  1. ksenia dijo:

    Lo editado por Gerrard Williams y Simon Dunstan y todo lo de Abel Basti es una muy mala copia de El escape de Hitler (ver website con copyrigth de 1999 !! http://www.hitlers-escape.com ) de Patrick Burnside y editado en varias ediciones y editores desde el año 2000 y hasta 2004 en español.

  2. Gracias por el comentario. La verdad que habría que leer cada uno de los libros para compararlos. De todos modos, el libro que citas sirve para demostrar que en materia de no ficción es posible escribir más de un libro sobre un mismo tema, personaje o historia de vida.
    Y gracias por pasar.

  3. Pingback: ¿Se puede proteger una receta de cocina? | Entremedios

  4. Pingback: Marcas y Mad Men | Entremedios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s