Hacete amigo virtual del juez

Internet ha cambiado muchas cosas. Una de ellas es el concepto de amistad, porque gracias a las redes sociales podemos llegar a tener cientos de amigos virtuales. Y un tribunal de Texas, EEUU, tuvo que resolver, hace unos días, si la amistad virtual entre el Juez y una de las partes del pleito es causal suficiente para la recusación (Youkers v. State, pdf).

En EEUU, como en Argentina, el hecho de que el juez sea amigo de una de las partes es causal para recusarlo. Por ejemplo, esto es lo que dispone el Código Procesal Civil y Comercial de la Nación: “Serán causas legales de recusación… Tener el juez con alguno de los litigantes amistad que se manifieste por gran familiaridad o frecuencia en el trato” (Art. 17 inc. 9). Es claro que la ley requiere algo más que ser compañeros de tenis o conocidos del club; requiere que la amistad sea cercana.

En Youkers v. State el juez condenó a Youkers a la cárcel por maltratos hacía su novia. El juez y el padre de la novia eran amigos en Facebook, porque habían trabajado juntos en otro momento. Durante el juicio, este último envió un mensaje privado por Facebook al Juez pidiéndole clemencia hacía el acusado. El juez respondió que ese mensaje violaba la prohibición de comunicarse con el juez sin la presencia de otra parte, que había dejado de leerlo cuando se dio cuenta que era impropio y que si recibía mensajes subsiguientes del mismo tenor iba a dejar de ser amigo en Facebook del remitente. El juez también imprimió el mensaje y lo agregó al expediente, informó a los abogados de la causa y a una comisión que se encarga de estos temas para ver si era necesario alguna otra acción.

Pero a raíz de está comunicación, el acusado pidió un nuevo juicio argumentando que el juez no había sido imparcial, a raíz de su amistad con el padre de la victima.

El tribunal que resolvió este tema no estuvo de acuerdo con el acusado:

  • Si bien este era el primer caso del tipo resuelto en Texas, ninguna regla ética impedía a los jueces usar redes sociales. De hecho, como en Texas los jueces son electos, su uso es imprescindible para poder hacer campaña.
  • La amistad virtual, por si sola, no tiene suficiente intensidad para ser afectar la imparcialidad del juez.
  • El juez actuó conforme a las reglas establecidas para el caso de recibir comunicaciones unilaterales de alguna de las partes o sus allegados.
  • El mensaje privado era favorable al acusado

Este caso guarda similitud con el “Caso Rafecas” en el que ese juez se comunicó con uno de los abogados de una de las partes por Whatsapp. Si bien el juez Rafecas fue apartado de la causa por perdida de imparcialidad, eso se debió a que el abogado violó su confianza al publicar los mensajes. Sirve, para el contraste, la actitud de su par americano en circunstancias parecidas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Internet y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s