¿Quiere revisar mi celular? No señor

Chief Justice Roberts (retrato oficial)


El 25 de junio de 2014 la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, en un fallo unánime, decidió que la policía de ese país no podía revisar el celular de un detenido sin una orden judicial (Riley vs. California). La sentencia es un precedente muy importante para determinar los alcances del derecho a la privacidad en la era digital y seguramente será aplicada pronto en nuestro país, dado lo similar de nuestros sistemas constitucionales (la Constitución Americana es la principal fuente de la nuestra).

Los hechos del caso

Los peticionarios fueron dos, Los señores Riley y Wurie.

Riley fue arrestado por una infracción de tránsito. El policía que lo arrestó descubrió en su celular un término que lo relacionaba con una banda y, luego en la comisaría, otro policía encontró pruebas que lo involucraban con un tiroteo. Fue acusado de este crimen y se pidió mayor condena por estar vinculado a una banda de criminales.

En el caso de Wurie, los policías que lo arrestaron, al revisar su teléfono, constataron que tenía varias llamadas de un teléfono guardado como “casa”. Obviamente, concluyeron que ese era el domicilio de Wurie, pidieron una orden de allanamiento y descubrieron  allí armas y drogas.

Los dos peticionarios pidieron que se suprima la evidencia encontrada en sus celulares y la obtenida a partir de esa información porque sus celulares habían sido revisados sin orden de allanamiento, lo que violaba la Cuarta Enmienda.

La Cuarta Enmienda

La Cuarta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, dispone:

“El derecho de los habitantes de que sus personas, domicilios, papeles y efectos se hallen a salvo de pesquisas y aprehensiones arbitrarias, será inviolable, y no se expedirán al efecto mandamientos que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o protesta y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser detenidas o embargadas”.

Es similar al Art. 18 de la Constitución Argentina:

“…El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinar en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación”.

Obviamente, ninguno de los dos textos legales se refieren a los celulares ni a la información que en ellos se encuentra. Pero a lo largo de las décadas los tribunales de aquel y de este país han ido extendiendo está doctrina a nuevas tecnologías como ser los automóviles, o las llamadas telefónicas. Hoy le toca el turno a los teléfonos celulares.

La decisión

Tanto en Argentina como en Estados Unidos, los oficiales de policía, cuando arrestan a una persona, pueden revisarla principalmente por su propia seguridad y secuestrar sus efectos personales (por ejemplo, para constatar que no estén armados). Pero, a veces, esos efectos personales pueden servir de prueba de un delito y, muchas veces, las condenas se basan en esa evidencia. Los teléfonos celulares, por supuesto, también son efectos personales. La pregunta es si los oficiales de policía pueden, al secuestrar el celular, revisarlo como al resto de los efectos personales.

La Corte americana sostiene que no pueden hacerlo:

Los teléfonos celulares difieren cuantitativa y cualitativamente de otros efectos personales. Principalmente, los celulares modernos tienen una inmensa capacidad de almacenamiento. Antes de los celulares, los resultados de la requisa de una persona estaban limitados por la realidad física y, generalmente, la intromisión en la privacidad era muy baja. Pero los celulares pueden guardar millones de páginas de texto, miles de fotografías y cientos de vídeos. Esto trae aparejada varias consecuencias relacionadas para la privacidad. Primero, un celular es único lugar donde se guarda varios tipos distintos de información, que revelan más, combinadas, que un único registro. Segundo, la capacidad de almacenamiento hace que aún solo tipo de información sea más completa que lo previamente posible. Tercero, un celular archiva información de varios años. Pero también hay un elemento de omnipresencia en un celular, que está ausente de los elementos físicos. Diez años atrás un oficial de policía podía muy ocasionalmente requisar un diario personal pero hoy en día el 90% de los americanos adultos son dueños de un celular y guardan en él información sobre casi todos los aspectos de sus vidas”.

Además, agregan los jueces, los celulares son un acceso remoto a la “nube” y a través de él es posible acceder a los registros y documentos que guardamos en la app de homebanking o en Dropbox, para dar solo dos ejemplos.

La Corte concluye que es inaceptable que la policía acceda a la información contenida en un celular sin orden judicial salvo, claro está, que se den algunas de las excepciones ya reconocidas por la jurisprudencia.

La Sentencia es muy importante porque es más amplia aún que la protección al celular como objeto en sí. Lo que la Corte dice es que la información que guardamos en la nube, en nuestros celulares y en nuestras computadoras no puede ser revisada por el estado sin orden judicial. Esto, por ejemplo, podría hacer caer todo el mecanismo de espionaje que el propio gobierno americano ha implementado y que ha sido denunciado por Edward Snowden.

Pero el fallo también tiene aplicaciones practicas en nuestro país. Por ejemplo, una de las excepciones a la Cuarta Enmienda (y al Art. 18 de la Constitución) es el consentimiento del particular, por lo que si alguna vez caen presos y un policía les pide si puede revisar su celular la respuesta que tienen que dar es un claro “No”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Privacidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Quiere revisar mi celular? No señor

  1. Pingback: Twitter, el discurso anónimo y la Constitución | Entremedios

  2. Pingback: ¿Se puede usar como evidencia la grabación hecha con un celular? | Entremedios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s