Sobre Lolita

Sigue un extracto de una reseña literaria sobre la novela Lolita de Vladimir Nabokov. La reseña es del año 1962. La sorpresa está al final.

Se trata de una obra cuyo tema central lo constituye la pasión que despiertan en un hombre de cuarenta años las niñas pre-adolescentes o apenas puberes. entre los nueve y catorce años, “como límites de una isla encantada” (ps. 19/20), y en particular la llamada Lolita, a quien aquél pervierte a la edad de doce años, haciéndola luego su amante.

… Lo que da carácter al libro como exponente de refinada inmoralidad es la morbosidad intrínseca del tema, desarrollado por el autor con singular maestría a través de variadisimas escenas, en las que lo anormal y lo patológico alternan con lo impúdico y lascivo. Toda la obra, en efecto, parece destinada a exaltar la enfermiza pasión de Humbert el protagonista— por ciertas jóvenes adolescentes a las que denomina “ninfulas” y presenta como “criaturas escogidas” o “chiquillas demoníacas” de manifiesta precocidad sexual, cuyo influjo sobre el hombre maduro finca, precisamente, en “existir una brecha de varios años” entre varón y doncella… “No hay en la tierra escribe— otra felicidad comparable a la de amar una ninfula”.

Subyace en la obra una finalidad (deliberada o involuntaria, para el caso es lo mismo) de justificar ese tipo de relaciones desechándose como “tabúes” los escrúpulos que por momentos afloran en la mente del protagonista y prevaleciendo en definitiva su proclividad a las “aventuras unilaterales”, y también de otro jaez, con jóvenes pubescentes.

En manos de espíritus desprevenidos o mentes inmaduras, su lectura ha de producir efectos francamente perniciosos. El final desdichado de los protagonistas no tiene fuerza bastante para extinguir o atenuar todo cuanto de perversión y amoralidad presentan las escenas que se narran, que por ser contadas en primera persona llevan al lector poco avisado a admitir que se fundan en hechos y personajes reales…

Los méritos de la prosa que Nabokov maneja con singular brillo, al hacer agradable la lectura, contribuyen a realzar los elementos nocivos que encierra.

Aunque el tono dominante no está dado por escenas de extremada crudeza o de grosera provocación sexual que caigan netamente en el dominio de lo pornográfico u obsceno, toda la obra es un trasunto de desquiciamiento moral, de relajamiento de las costumbres, de exaltación de sentimientos que envilecen la condición humana, cuyos efectos perniciosos no logran amenguar los méritos literarios del libro ni la jerarquía intelectual del autor.

A la recordada aberrante inclinación del protagonista Humbert por las llamadas ninfulas presentada al lector como cosa normal y razonable, agregase la prolija descripción de sus relaciones con la pequeña y amoral Lolita, que se inician cuando está tenía apenas doce años. Toda esa narración de las escenas y episodios que giran en torno a los “imperativos fisiológicos de un pervertido”, es profundamente degradante. Desde los primeros esparcimientos “unilaterales” con la niña; el siguiente casamiento con la madre de ésta, previendo la posibilidad de expansiones encubiertas bajo caricias paternales, la cínica exhibición de sentimientos innobles, el tono zumbón y la ironía mordaz con que aparenta poner reparos a sus desviaciones sexuales, el relato de su convivencia con Lolita a través de ciudades norteamericanas y “hoteles” o alojamientos del camino, realizado con profusión de detalles…

Hasta aquí el extracto. No se trata claro de una crítica literaria sino de una sentencia judicial, dictada por la Cámara Nacional Civil el 29 de agosto de 1962 en la causa “Editorial Sur SRL c/ Municipalidad de la Capital”.

La Editorial Sur realizó en 1959 la primera traducción al castellano de este libro,  que hoy se considera la obra maestra de Vladimir Nabokov. La Municipalidad de Buenos Aires ordenó el secuestro de la obra (Resolución 7718/1959) porque consideró que el libro vioalaba los Arts. 50 inc. 7 y 59 inc. 3 de la Ley de la Ciudad 1269, que autorizaban al ejecutivo local a “prohibir la venta o exposición de escritos o dibujos inmorales”.

La Cámara, obviamente, rechazó la demanda entablada por la editorial contra la resolución administrativa y mantuvo la orden de secuestro de la edición. La Corte Suprema de Justicia de la Nación confirmó está sentencia el 27 de diciembre de 1963.

Está primera edición de la novela se consigue hoy en Mercado Libre por $429,99.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s